El titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, anunció la convocatoria a licitación para adquirir equipos tecnológicos, en el marco del programa informático más importante realizado en el Poder Judicial.

“Esta es la justicia que reclaman nuestros ciudadanos; es la justicia del Siglo XXI”, afirmó hoy el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, al presentar la convocatoria a licitación pública para la renovación informática del Poder Judicial de la Nación, que incluye la creación de un data center con tecnología de última generación y sistemas de seguridad informática, firma digital y notificaciones digitales.

El acto, que se desarrolló en el Patio de Honor del Palacio de Justicia, contó con la participación de la vicepresidenta del Tribunal, Elena Highton de Nolasco; los ministros Juan Carlos Maqueda y Carmen Argibay; el presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación, Luis María Bunge Campos; la defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez; la secretaria de Justicia, Marcela Losardo; y el consejero del Consejo de la Magistratura de la Nación Luis María Cabral.

Al pronunciar un breve discurso, Lorenzetti puntualizó que el llamado a licitación planteado, que estará a cargo del Consejo de la Magistratura, representa “el programa de transformación informática más importante de toda la historia del Poder Judicial”.

Sostuvo que el objetivo central de estas acciones es lograr “una justicia más rápida y mucho más transparente en el modo en que gestiona, que transformará en beneficio de la comunidad, la forma en que jueces, funcionarios y empleados trabajan”.

“Vamos a apuntar a un sistema que permita que poco a poco se vayan digitalizando los documentos y que posibilite la realización de procesos on line”, explicó.

El presidente de la Corte subrayó como una señal muy positiva que el plan informático promovido por el tribunal “muestra a un poder del Estado trabajando para satisfacer una necesidad legítima de la comunidad: el reclamo de una justicia más rápida y más eficiente, más acorde con lo que hoy se entiende que debe ser un proceso judicial”.

Apuntó luego que el proceso que derivó en el actual llamado a licitación es el fruto de “un trabajo de cooperación silencioso pero fructífero” entre la Corte Suprema y el Consejo de la Magistratura.  “Esta es la manera en que entendemos que deben trabajar las instituciones de la república”, dijo.

El presidente del Consejo de la Magistratura, Bunge Campos, se encargó a su turno de poner de relieve el “enorme cambio cultural” que implica la renovación informática proyectada en tanto significa “que la gente deje de ver los papeles asociados a la Justicia” y “alcanzar una comunicación completa”  por medio de la digitalización de los expedientes.

Por otra parte, el consejero Cabral elogió la transparencia que marcó el proceso previo a la elaboración de los pliegos de licitación, con una amplia discusión pública y la opinión y participación de todos los sectores involucrados.

Vía: CIJ